Nuestro Fundador

Fue un reconocido empresario de éxito, con gran visión y habilidad para los negocios. Gracias a sus conocimientos y a sus habilidades de líder, fue capaz de crear y hacer crecer diferentes organizaciones comerciales e industriales.

Don Luis tenía una profunda sensibilidad humana, un gran sentido de responsabilidad social, y sobre todo, un inmenso amor por su país, lo cual lo llevó a poner sus talentos y destrezas al servicio de la sociedad salvadoreña por medio de FUSAL.

La mística que impulsó su trabajo fue la voluntad de servir, la convicción de que para superar la pobreza económica y cultural es necesario impulsar programas que promuevan el desarrollo de las personas y la decisión de transferir su experiencia empresarial a proyectos sociales.

Su visión, liderazgo y ejemplo motivó a todos a su alrededor a comprometerse con los objetivos de la fundación y a poner lo mejor de su trabajo y esfuerzo al servicio de la gente más necesitada de nuestro país.

"Luis Poma fue un hombre dedicado a su familia, a su trabajo, y a su Patria. Con modestia y sencillez, pero con determinación y dinamismo, laboró por más de sesenta años en beneficio de muchos. Consagró su vida al trabajo, en el más amplio sentido de la palabra, no solamente en hacer crecer empresas que dan empleo a miles de personas, sino también se esforzó por mejorar la vida de los salvadoreños más necesitados. Otorgó siempre un valor muy especial a la imaginación. Fue un hombre innovador y visionario que tenía una proverbial capacidad de concebir un proyecto y trabajar tesoneramente hasta alcanzar su meta. Este constante esfuerzo, unido a la habilidad de proyectar ideas le permitió crear y organizar empresas que vinieron a contribuir significativamente a la modernización de El Salvador.

Como resultado de su formación y de su experiencia, desarrolló a través de los años un conjunto de valores que le acompañó siempre -valores éticos, morales y espirituales- que desembocaron en una genuina sensibilidad social".

Fragmento de discurso pronunciado por Ricardo Poma en la inauguración de la Plaza