FUSAL 30 Años

En 2016, FUSAL celebró 30 años de compartir oportunidades y esperanza con las familias salvadoreñas

Con un homenaje a sus voluntarios comprometidos, FUSAL celebró su 30 Aniversario. El evento fue presidido por Ricardo Poma, presidente de la Fundación, y reunió a miembros de la Junta Directiva, 1,000 voluntarios de 23 municipios, aliados, donantes, usuarios de los programas, colaboradores y amigos de FUSAL.

La Fundación, que nació hace 30 años bajo el liderazgo de Don Luis Poma y un grupo de empresarios solidarios con los salvadoreños afectados por el conflicto armado y el terremoto de 1986, continúa hoy atendiendo las ingentes necesidades de miles de familias a través de sus programas sociales.

El trabajo de FUSAL tiene como centro a la persona y se fundamenta en una filosofía que promueve oportunidades, transformación y esperanza. Es por ello que el trabajo de los cientos de voluntarios ha sido un factor clave para lograr que los aprendizajes adquiridos por las comunidades perduren de generación en generación; y sean el detonante para romper ciclos negativos de pobreza, violencia, exclusión y desesperanza.

El apoyo de empresarios comprometidos, donantes, aliados, fundaciones, organismos internacionales, así como el compromiso de todos los que laboran en FUSAL, ha hecho posible que los usuarios de los programas Chance, Libras de Amor, Proyecto País, ¡Supérate! Fundación Poma y Fundación Telefónica puedan aspirar al sueño de una vida digna.

En 30 años, Chance ha distribuido más de 620 millones de dólares en medicamentos, vestuario y calzado, material educativo y mobiliario escolar, artículos de higiene personal, material médico y hospitalario, material y equipo ortopédico, odontológico y de laboratorio, entre otros insumos. De esta forma, FUSAL ha contribuido a aliviar las necesidades más sentidas que afectan el desarrollo integral y pleno de salvadoreños en situación de vulnerabilidad.

Por otro lado, a través de su programa Libras de Amor, FUSAL ha contribuido a disminuir los índices de desnutrición y anemia en el área rural para contribuir a la superación de la pobreza. Como resultado de este trabajo que inició hace once años, 160,000 personas han transformado su vida en 21 municipios y hemos logrado que el 95% de los niños reciba lactancia materna exclusiva y que el 94% de los bebés nazcan con un peso y talla adecuados.

Los indicadores de desnutrición crónica y anemia también han disminuido considerablemente gracias a la intervención de Libras de Amor y el trabajo de equipos técnicos y voluntarios comprometidos.

FUSAL también está comprometido con la juventud salvadoreña por medio de Proyecto País, un programa que opera en San Salvador, Ciudad Delgado, Sonsonate y La Libertad gracias a la alianza SolucionES, financiada por USAID. El objetivo de Proyecto País es propiciar la construcción de comunidades que vivan en armonía ofreciéndole a niños y jóvenes la oportunidad de ocupar su tiempo libre en actividades positivas como el deporte y el arte y brindándoles herramientas para que puedan acceder a un futuro mejor.

En Tonacatepeque, Proyecto País está presente en Residencial Libertad, un modelo integral en prevención social de violencia que surgió bajo la iniciativa de FUSAL, Fundación Poma, Grupo Roble y otras organizaciones del sector público y autoridades locales como una respuesta a la necesidad de vivienda digna de miles de familias damnificadas por los terremotos de 2001.

Residencial Libertad se ha convertido en un espacio que le permite a 1,800 familias y otras 800 personas que viven en comunidades aledañas tener acceso a salud gracias a la Clínica Libertad; educación, por medio del Complejo Educativo Católico Ricardo Poma, que ofrece educación bilingüe de calidad enmarcada en valores; y sano esparcimiento, a través de un moderno Complejo Deportivo abierto a toda la comunidad.

Adicionalmente, el éxito de los programas de FUSAL, su transparencia y su compromiso con El Salvador también le ha permitido a la Fundación ejecutar los programas sociales de Fundación Telefónica y CASSA, en las áreas de educación y salud y nutrición, respectivamente.

Para garantizar la sostenibilidad financiera de sus programas, la Fundación creó el Centro de Capacitación Luis Poma y Las Gardenias, una empresa social que le ha permitido a esta iniciativa ocupar un lugar en el mercado de eventos y banquetes, y ha sido un promotor la capacitación del capital humano.

El objetivo de FUSAL de ser una organización social comprometida con el desarrollo humano de El Salvador sigue más vivo que nunca y su compromiso por llegar a más comunidades se ve reflejado en su más reciente proyecto: el programa de televisión ¡Sí Podemos!

A través de esta plataforma televisiva la Fundación ha puesto al servicio de todas las comunidades del país su experiencia, y busca fomentar el desarrollo de habilidades, la práctica de valores y formas sanas de convivencia, además de fortalecer el sano orgullo de ser salvadoreños. ¡Sí podemos!...compartir lo mejor que tenemos.