Mensaje de nuestro Presidente

Hace más de tres décadas, mi padre, Luis Poma, y un grupo de empresarios comprometidos con el desarrollo de las comunidades salvadoreñas más vulnerables iniciamos FUSAL. Desde entonces, nuestra Fundación ha trabajado arduamente para que miles de familias rompan el círculo de la pobreza a través de la implementación de programas sociales enfocados en salud, educación y construcción de comunidades que progresan en armonía. 

Nuestra labor, que ha tenido un significativo impacto en nuestro país, nos ha dado la satisfacción de: distribuir más de $650 millones en ayuda humanitaria a través de Chance, que es nuestro programa de ayuda médico hospitalaria; disminuir notablemente la desnutrición infantil y la anemia en 21 municipios del área rural mediante Libras de Amor; y facilitar oportunidades de una vida digna y productiva a cientos de familias a través de Proyecto País.

Nos sentimos orgullosos de los avances logrados y de la red de oportunidades que hemos tejido para que miles de salvadoreños mejoren su calidad de vida. Lo hemos hecho convencidos de que la prosperidad de un país está cimentada no solo en el desarrollo económico, sino también en el progreso social a través de promover igualdad de oportunidades.

La experiencia nos ha demostrado que la transformación social es una tarea que requiere, además de perseverancia, adaptabilidad y creatividad para impulsar ideas innovadoras que resuelvan los desafíos sociales y se ajusten a una realidad que cambia continuamente.

De cara al 2018, nuestro objetivo será profundizar los resultados de nuestra intervención a través de una operación más eficiente, medible y de impacto. Nuestro compromiso es destinar el mayor porcentaje de los recursos a la ejecución de proyectos que transformen vidas en las comunidades vulnerables. 

Nos sentimos muy entusiasmados con esta nueva etapa en la vida de nuestra Fundación, a la que llamamos FUSAL 2.0, especialmente porque sabemos que vamos a hacer más obra en línea con la misión de mejorar la calidad de vida de las personas más necesitadas. Contamos con un equipo motivado e identificado con nuestra visión renovada, enfocado en resultados y con un profundo sentido de solidaridad. Agradecemos a nuestros amigos, aliados y afiliados, nacionales e internacionales, quienes con su aporte contribuyen a la sostenibilidad de nuestros programas.

Sigamos adelante, con optimismo y determinación, construyendo una sociedad con más oportunidades, para lograr que nuestro querido El Salvador continúe por el camino de la paz, del progreso y de la sana convivencia.


Ricardo Poma
Presidente de FUSAL