Mensaje de nuestro Presidente

Desde hace treinta años servimos a miles de familias salvadoreñas a través de nuestros programas, proyectos e intervenciones. La visión de FUSAL no ha cambiado durante este tiempo, y nos hemos mantenido fieles al objetivo de ser una organización social comprometida con el desarrollo humano de El Salvador.

Nuestro trabajo se fundamenta en una filosofía que promueve: oportunidades, transformación y esperanza.

Reconocemos que la persona es el centro de toda intervención. Iniciamos evaluando sus necesidades y explorando su entorno, conociendo a su familia y a su comunidad. Esto nos facilita propiciar un modelo de intervención que permite generar oportunidades de superación personal y desarrollo comunitario, y sienta las bases para impulsar la transformación.

Al abrir espacios propicios para compartir mejores prácticas y desarrollar habilidades, comprobamos que los individuos aprovechan las variables positivas del entorno para favorecer cambios que generen un resultado eficiente y sostenible. Siempre nos sorprende el deseo de los usuarios de adoptar aprendizajes en su forma de vivir y ser.

La esperanza nos permite abrir un horizonte, diseñarlo y trabajar para lograr que esta transformación trascienda en la familia y la comunidad.

Esta ha sido la base de todos nuestros programas como Libras de Amor, Proyecto País y Chance, y de los que ejecutamos en educación: ¡Supérate! y Fundación Telefónica.

Con el paso del tiempo, hemos facilitado condiciones para que personas, familias y comunidades vean el futuro con otros ojos, trabajen para alcanzar metas y sueños, compartan su experiencia y conocimientos con otros y mantengan la esperanza de una vida mejor.

Este año decidimos poner al servicio de otras comunidades nuestra experiencia, proponiéndonos llegar a todo El Salvador. Iniciamos un proyecto audaz: un programa de televisión que traslade conocimiento y fomente el desarrollo de habilidades, entusiasmando y atrayendo a muchas personas para poder impactar positivamente sus vidas. Además queremos hacerlo de la forma y con el resultado que nos ha caracterizado por muchos años: con respeto, en un formato incluyente y solidario, que reconozca y valore nuestra cultura, que fomente maneras de vivir en armonía con los demás y con la naturaleza. Queremos motivar la construcción de comunidades integradas que logren generar bienestar para sus habitantes.

¡Sí podemos! es la expresión de esperanza y orgullo de los salvadoreños que luchamos cada día para vivir en una sociedad más justa y solidaria; define al que persevera para salir adelante. Es a todos los que personifica esta expresión a quienes FUSAL se debe.

Más allá de los logros que compartimos en esta Memoria de Labores, nos llena de sano orgullo contribuir al fortalecimiento del tejido social, sobre el cual es posible construir un El Salvador renovado.

Agradecemos profundamente a todos nuestros aliados, al equipo tan motivado y comprometido de FUSAL y a todos los que aportan y creen que ¡Sí Podemos! construir un futuro mejor. 


Ricardo Poma
Presidente de FUSAL