FUSAL Logo blanco sin tagline
FUSAL 35 años
FUSAL movilizó durante la pandemia por COVID-19 más de $3.8 millones de dólares para hacer frente a sus efectos negativos en el país desde su Programa de Ayuda Humanitaria y con una estrategia específica denominada el Fondo de la Solidaridad. Desde marzo FUSAL se activó para responder ante las diferentes etapas de la emergencia ocasionada por la pandemia y proteger a las personas más vulnerables a esta.

Fondo de la Solidaridad

En marzo 2020, FUSAL se activó para apoyar a los salvadoreños más vulnerables y respondió a la emergencia de salud pública por el COVID-19 con una estrategia integral que se denomina Fondo de la Solidaridad para enfrentar la pandemia y apoyar a que el país superara su impacto.

Para la creación del Fondo de la Solidaridad, FUSAL trabajó de la mano de expertos en salud pública para determinar las áreas de intervención que crearían mayor impacto para abordar esta emergencia sin precedentes de una manera eficiente. Después de evaluar numerosas opciones se identificaron como áreas críticas para atender la pandemia:

A través del Fondo de la Solidaridad, FUSAL logró consolidar la confianza de más de 30 donantes individuales, ONG y empresas para movilizar más de $2.1 millones entre abril y junio 2020.
Los donantes del Fondo de la Solidaridad fueron los siguientes:
  • Fundación Poma
  • Banco Agrícola 
  • Freund
  • Banco de América Central
  • Dollarcity
  • Fundación Rafael Meza Ayau
  • Fundación Eserski
  • Banco Promérica
  • Intradesa
  • Textufil
  • AES
  • Inversiones OMNI
  • INDUFOAM
  • Fundación Gloria de Kriete
  • Inmuebles SA de CV
  • Banco Industrial El Salvador SA
  • Banco GyT Continental
  • Vijosa
  • Grupo Hilasal
  • Philip Morris 
  • Neoen
  • DISA
  • Mastercard a través de INCAE
  • McNulty Foundation
  • DISZASA
  • DISNA
  • Donantes individuales
Al mes de diciembre de 2020 FUSAL había ejecutado un total de $1.58 millones que representa el 73% del Fondo de la Solidaridad.

Pruebas COVID-19

A diciembre de 2020, en el marco del Fondo de la Solidaridad, FUSAL había distribuido 30,964 pruebas entre moleculares y serológicas. Se distribuyeron 10,900 pruebas entre abril y agosto de 2020, y en septiembre de 2020 se entregaron 20,064 pruebas más.

Las pruebas moleculares, con alta sensibilidad para diagnosticar el virus, fueron administradas principalmente en personal de primera línea y poblaciones de riesgo. Las pruebas serológicas cuantitativas, por su parte, sirvieron para medir anticuerpos en donantes de plasma convaleciente.

Los principales impactos de las donaciones fueron:

  • Acceso a pruebas con alto nivel de sensibilidad para identificar tempranamente casos positivos de COVID-19: las pruebas moleculares donadas por FUSAL empezaron a ser utilizadas desde abril pasado en población sospechosa de COVID-19, principalmente enfermos y personal de primera línea. Esta movilización de pruebas robusteció la capacidad de diagnosticar a personas contagiadas desde el inicio de la pandemia.
  • Aumento de la capacidad instalada de procesamiento de pruebas moleculares en laboratorios nacionales: gracias a las cantidades de pruebas moleculares compradas bajo el Fondo de la Solidaridad, el proveedor de las pruebas dio en comodato al sistema nacional de salud tres máquinas para la extracción de ADN que fueron instaladas en los laboratorios COVID del Hospital San Juan de Dios de Santa Ana, Hospital San Juan de Dios de San Miguel, y un hospital del ISSS a nivel central, permitiendo ampliar el procesamiento de pruebas.
  • Aumento de potenciales donantes de plasma convaleciente y habilitación de banco de plasma: con la donación de 10,300 pruebas serológicas cuantitativas en julio 2020 se promovió una mejor selección de donantes de plasma convaleciente, identificando mejor a aquellas personas que tenían más anticuerpos. Estas pruebas fueron distribuidas entre el Hospital Nacional de Niños Benjamín Bloom, el Hospital Militar y el Hospital El Salvador. Asimismo, gracias a la cantidad de pruebas compradas, el proveedor dio en comodato al Ministerio de Salud una máquina de quimioluminiscencia que se instaló en el banco de plasma del Hospital El Salvador.

Asistencia técnica para la toma de muestras

Este componente de asistencia en alianza con Basic Health International (BHI), finalizó en septiembre de 2020 y se destacan los siguientes logros durante su ejecución:

  • Miles de salvadoreños tuvieron acceso a pruebas oportunas gracias al equipo de tamizaje financiado por el Fondo de la Solidaridad: en total, el equipo en campo administrado por BHI logró tomar 29 mil muestras que fueron realizadas principalmente a pacientes del sistema nacional de salud, personal de primera línea y salvadoreños en centros de contención.
  • Salvadoreños lograron salir de manera más oportuna de centros de contención entre abril y agosto de 2020: hubo miles de salvadoreños en más de 100 centros de cuarentena a lo largo del país. El equipo de BHI logró realizar toma de muestras a un total de 3,666 salvadoreños en centros de contención con el fin de acortar el periodo de estancia en estos espacios.
  • Establecimiento de mejores prácticas y parámetros de productividad: el equipo manejado por BHI estableció una logística de organización estrechamente coordinada con las autoridades de salud que determinaban las zonas de tamizaje, así mismo se tuvo la oportunidad de dar sugerencias para atender casos de grupos vulnerables.
  • Diseño y producción de modelo de cabinas para la protección y productividad del equipo: se realizó el prototipo, ajuste y fabricación de ocho cabinas para toma de pruebas que fueron donadas en junio de 2020. Estas fueron ubicadas en los principales hospitales COVID del país (Hospital San Rafael, Hospital Saldaña, Hospital Zacamil, entre otros). Adicionalmente, se utilizaron en el Aeropuerto de El Salvador para agilizar la toma de pruebas durante el ingreso de salvadoreños que retornaban al país.
  • Refuerzo al personal de salud durante pico de la pandemia: entre abril y septiembre se movilizó a más de 50 personal de salud para doblar los esfuerzos de país en tamizaje y detección del virus. A partir de julio se estableció una estrategia de salida en la que el sistema nacional de salud iría absorbiendo las funciones de los equipos de toma de muestras.
  • Sostenibilidad del equipo y prácticas: una vez finalizó el convenio con BHI, las autoridades de salud optaron por continuar con el modelo de operaciones desarrollado y el sistema nacional de salud absorbió a un grupo de tamizadores de campo entrenados por BHI para continuar la estrategia.
    Con la asistencia técnica brindada a través de BHI, el Fondo de la Solidaridad de FUSAL contribuyó de manera contundente a la identificación de nexos epidemiológicos, la administración de pruebas, la clasificación de casos, así como a la creación de capacidades en el manejo de equipo de protección para contener y reducir rápidamente el impacto del virus de COVID-19.

Equipo de Protección Personal (EPP)

FUSAL, a través del Fondo de la Solidaridad, adquirió equipo de protección personal (EPP) certificado para los profesionales de salud en primera línea de atención a la pandemia expuestos a pacientes sospechosos o confirmados de COVID-19, entre quienes están: tomadores de muestras y personal en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de hospitales destinados a cuidar de pacientes positivos.

En el EPP donado se incluyeron lentes y caretas protectoras, guantes de latex y de nitrilo, gabachones antifluidos, zapateras, gorros, y trajes de protección nivel 3. Este último con especificaciones para bloquear agentes infecciosos, entre otros estándares que se han buscado garantizar en todas las compras. Todo el EPP contó con los debidos certificados de estándares de calidad.

En abril se realizaron las primeras entregas de EPP, con enfoque de abastecimiento a Unidades de Salud; entre agosto y noviembre se buscó abastecer a los principales hospitales de la red pública, con enfoque en aquellos ubicados en los departamentos que concentran más del 80% de los casos de COVID-19 .

Para garantizar el mayor impacto de la donación a través de una distribución estratégica el equipo de FUSAL consideró varios factores entre los que destacan: consultas directas con directores de hospitales para validar el abastecimiento de los hospitales nacionales y conocer la demanda y proyección de duración del equipo; consultas con el Ministerio de Salud e instancias que manejan toma y procesamiento de muestras; la existencia actual de EPP y la urgencia de cada centro de salud.

A diciembre de 2020, se entregaron más de 30 mil kits de equipo de protección personal nivel 3 y 43 mil equipos de protección nivel 2 entre personal de salud de primera línea en 25 hospitales de la red nacional, incluyendo 8 hospitales ISSS y 3 unidades de salud de El Salvador distribuidos en los 7 departamentos del país más afectados por la pandemia.

También se entregó equipo de protección e insumos para higienización a personal del Programa de vacunas nacional, a personal que toma muestras para realizar pruebas COVID-19, y a rescatistas o personal que administró los albergues que estuvieron activos durante las emergencias.

FUSAL, Fundación Poma y Basic Health International trabajaron en conjunto la campaña “Salir otra vez”, la cual tuvo como objetivo promover medidas de prevención entre la población ante el COVID-19 y fue divulgada en medios digitales y redes sociales de las organizaciones participantes. De igual forma, se contó con el apoyo de TCS y Grupo Radio Stereo para lograr un mayor alcance de los mensajes de prevención.

Emergencia COVID-19

FUSAL se convirtió en el vehículo para canalizar la ayuda de 9 centros de acopio, más de 30 empresas y fundaciones nacionales, donantes internacionales, personas solidarias y su fundación hermana radicada en Miami, EEUU, Salvadoran American Humanitarian Foundation (SAHF). Todos los aliados han confiado en FUSAL para distribuir insumos y ayudar al país a enfrentar la pandemia del COVID-19.
Como respuesta a la emergencia por COVID-19, FUSAL apoyó a más de 120 organizaciones, impactando la vida de al menos 14,500 personas y canalizando el apoyo de 20 empresas, organizaciones, fundaciones y donantes.

El apoyo a la pandemia se fue dando en diferentes etapas enfocando los esfuerzos en aquellas áreas y estrategias más apremiantes, donde era necesario actuar eficiente y oportunamente.

Insumos entregados por etapa


Donaciones

Beneficiarios

  • 59,664 kits de alimento

  • 9,603 kits de ropa
  • 4,531 kits de higiene
  • 2,995 kits de estadía
  • 932 kits lúdicos
  • 47 kits de limpieza

Más de 10 mil personas

  • 3,175 kits de bioseguridad
  • 3,000 uniformes para médicos
  • Insumos para desinfección y limpieza

Trabajadores de primera línea y comunidades vulnerables

Más de 140 instituciones beneficiadas incluyendo: Hospitales Nacionales, Unidades de Salud, Clínicas Asistenciales y Organizaciones Comunitarias

  • 5,200 canastas de alimento familiar
  • 1.5 millones de raciones de alimento fortificado

Familias con pobreza multidimensional enfrentando inseguridad alimentaria durante la cuarentena por el paro económico que esta implicó.

  • 3,027 oxímetros
  • 33 concentradores de oxígeno
  • 8,000 cánulas para ventilación

Hospitales y Unidades de Salud de la red pública, y Clínicas Asistenciales

Proyectos específicos para respuesta a COVID-19

Monto distribuido:
+$7,000
Gracias al apoyo de:

Asociación de

Jubilados del BID

(AJBID)

Se logró distribuir:
740 kits de EPP
en San Salvador, La Libertad, San Miguel, Santa Ana, Suchitoto y Zacatecoluca
Gracias al apoyo de:
Se logró distribuir:
425 kits de EPP para trabajadores de primera línea e insumos para desinfección de espacios
Monto distribuido:
+$29,000
1,200 kits de bioseguridad a 600 médicos beneficiados
500 kits de bioseguridad
Monto distribuido:
+$28,000
Gracias al apoyo de:
Se logró distribuir:
Equipo de bioseguridad, termómetros y artículos de higiene a 640 adultos mayores de 15 centros de cuido a nivel nacional
Monto distribuido:
+$31,000
Gracias al apoyo de:
Se logró distribuir:
3,000 oxímetros para hospitales nacionales el Seguro Social
Gracias al apoyo de:

Gobierno

de Taiwán

Se logró distribuir:
100,000 mascarillas a poblaciones vulnerables con morbilidades y clínicas asistenciales
Monto distribuido:
+ $58,000
5,000 mascarillas para personal de primera línea de Hospitales Nacionales
2,000 mascarillas para el personal de primera línea de hospitales nacionales
25,000 unidades para clínicas asistenciales, trabajadores de primera línea y poblaciones vulnerables
27,025 unidades de mascarillas N95 y P95 para trabajadores de primera línea y comandos de salvamento
17,500 unidades de mascarillas N95 y P95 para trabajadores de primera línea y poblaciones vulnerables con morbilidades
1,000 mascarillas para familias vulnerables de Tonacatepeque
20,000 mascarillas de tela para personas en centros de contención y familias vulnerables con niños menores de 5 años
Monto distribuido:
+$228,000
Gracias al apoyo de:
Se logró distribuir:
Más de 15,000 unidades de medicamento
Gracias al apoyo de:
Se logró distribuir:
180 kits con mascarillas, alcohol gel, caretas y vitaminas
Gracias al apoyo de:
Se logró distribuir:
55 maletas para el transporte de muestras
12 maletas para el transporte de muestras
Monto distribuido:
$14,000
Gracias al apoyo de:
Se logró distribuir:
700 kits lúdicos para niños y adultos en centros de contención
Monto distribuido:
+$3,900
Gracias al apoyo de:
Se logró distribuir:
Kits de estadía con insumos de cuidado básico y alimentario a 420 personas en centros de contención
en instituciones que atienden a personas con morbilidades y a la primera infancia
Gracias al apoyo de:
Se logró distribuir:
33 concentradores de oxígeno

27 oxímetros

60 termómetros infrarrojos para personas en centros de 
contención
720 termómetros digitales para poblaciones vulnerables
Gracias al apoyo de:
Se logró distribuir:
1,000 paquetes alimenticios a familias en Colón, Ciudad Arce y San Juan Opico
Monto distribuido:
+$117,000
509 kits de alimento familiar, incluyendo kits de bioseguridad, 500 fardos de agua y 1,485 bebidas individuales para familias vulnerables de San Salvador
40 kits de alimento familiar para hogares de niños
3,388 paquetes alimenticios a familias con niños menores de 5 años en La Libertad, San Salvador y Ahuachapán
2,000 canastas alimenticias a familias con niños menores de 5 años en Morazán, Ahuachapán y San Salvador
200 kits de alimento familiar para familias con niños menores de 5 años en Mejicanos
367 kits de alimento familiar para asociaciones de migrantes retornado
475 canastas alimenticias a familias vulnerables, incluyendo artículos de higiene y bioseguridad en Morazán
Memoria de Labores 2020
Compromiso con Impacto
th-largeclosechevron-down linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram