FUSAL Logo blanco sin tagline
FUSAL 35 años
FUSAL cree firmemente en que si la niñez de El Salvador recibe una adecuada nutrición y oportuna estimulación desde el embarazo y especialmente en los primeros mil días de vida, tendrá mejores indicadores de salud y más oportunidades de logro académico en el mediano y largo plazo, contribuyendo así a crear una generación de salvadoreños preparados para desarrollar su potencial humano y acceder a mejores oportunidades económicas.
Por más de 17 años FUSAL ha estado presente en 21 municipios llevando servicios de salud para mujeres embarazadas y niños menores de cinco años, logrando mejorar indicadores de desnutrición crónica y anemia en estas poblaciones. 
El Programa de Primera Infancia de FUSAL se alinea con varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). El aprendizaje temprano que integra el Programa de Primera Infancia está alineado con la segunda meta del ODS #4: Educación de Calidad, que tiene por objetivo asegurar para el 2030 que “todas las niñas y todos los niños tengan acceso a servicios de atención y desarrollo en la primera infancia y educación preescolar de calidad, a fin de que estén preparados para la enseñanza primaria”. 

También contribuye con la formación de las familias en prácticas saludable al ODS #3: garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades, y con la facilitación complementaria de alimento se impacta el ODS #2.

Objetivo del Programa de Primera Infancia

A través de su Programa de Primera Infancia, FUSAL busca contribuir al desarrollo adecuado de los niños y niñas de cero a cuatro años de edad en hogares en situación de pobreza multidimensional del área rural de El Salvador; con énfasis en nutrición y estimulación temprana.

Alcance geográfico y beneficiarios

En el período 2020 – 2024 la implementación del Programa de Primera Infancia se concentra en el departamento de Usulután; en el año 2020 se inició la inmersión comunitaria y diagnóstico de embarazadas y la niñez menor de 4 años en los municipios de Berlín, California y Puerto El Triunfo. Para la selección de los municipios a intervenir se realizó el análisis de indicadores cuantitativos y cualitativos claves a nivel departamental y municipal, entre ellos los índices de pobreza multidimensional y desnutrición en la zona. De igual forma, en los municipios en etapa de sostenibilidad se mantiene una constante coordinación con los voluntarios comunitarios formados y organizados para dar continuidad a los esfuerzos en pro de la primera infancia.

En 2020 a través de las diferentes estrategias se diagnosticaron y vincularon al programa: 

  • 1,175 niños menores de 4 años 
  • 95 mujeres embarazadas 
  • 28 voluntarios comunitarios

Modelo de intervención

El Programa de Primera Infancia atiende a niños desde la etapa de gestación hasta los 4 años de edad. Las estrategias están segregadas por etapa de desarrollo, introduce en las familias el concepto del juego como herramienta de enseñanza y tiene un enfoque de visitas domiciliares durante los primeros mil días de vida.

Actividades y logros 2020

Durante el año 2020, bajo el contexto y retos ocasionados por la pandemia COVID-19, el Programa de Primera Infancia de FUSAL enfocó su intervención en cuatro estrategias principales: 

  • Canalizar ayuda humanitaria a las familias afectadas por la pandemia en los municipios en sostenibilidad y que empiezan a ser intervenidos por el Programa de Primera Infancia. 
  • Incorporar metodologías virtuales para adaptabilidad a la nueva normalidad. 
  • Promover la fase de sostenibilidad de los municipios de Guaymango y otros cinco municipios de La Libertad. 
  • Inmersión comunitaria del Programa de Primera Infancia en Usulután y diagnóstico del estado nutricional y desarrollo infantil de las zonas de atención. 

Apoyo Humanitario a municipios del Programa de Primera Infancia

Durante este año, realizar las actividades comunitarias de nuestros programas fue un reto por las limitantes de circulación y agrupación debido a la pandemia de COVID-19. Es por esto que el Programa de Primera Infancia ajustó sus estrategias y actividades para brindar apoyo a las comunidades rurales que se atienden, buscando brindar insumos de protección y alivio a través de canastas alimentarias en 20 municipios atendidos con ayuda humanitaria para enfrentar el COVID-19, impactando directamente a 7,631 niños menores de cuatro años y 451 mujeres embarazadas. Para la distribución de los insumos fue clave el apoyo y coordinación con voluntarios comunitarios de FUSAL y otros actores locales.  

Proyecto Nutrimos El Salvador

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) y FUSAL iniciaron una alianza para implementar, en el municipio de California, el programa Nutrimos El Salvador cuyo enfoque es la prevención de la desnutrición crónica a través de la entrega de alimento complementario y educación nutricional.

El Programa de Primera Infancia de FUSAL distribuyó el alimento fortificado Incaparina a 450 niños y niñas menores de cinco años y mujeres embarazadas del municipio. La primera ronda se realizó en el mes de octubre en donde se entregó a para cada niño 21 bolsas de Incaparina para una duración de tres meses, cada bolsa contiene 450g. Además, se entregó un recetario para cada familia para promover la adecuada preparación del alimento.

Incorporación de metodologías virtuales para entregar información educativa

Según datos recolectados en el municipio de California, Usulután, el 70% de las familias con niños menores de cuatro años y mujeres embarazadas tiene un teléfono celular y el 95% de esas familias tiene acceso a redes sociales como WhatsApp.  

A raíz de los cambios ocasionados por la pandemia por COVID-19, el Programa de Primera Infancia ajustó su metodología de implementación para crear contenido educativo que pudiera ser entregado de forma digital a las familias con niños menores de cuatro años y mujeres embarazadas.  

En los municipios de sostenibilidad, nuestros promotores y voluntarios elaboraron videos y fotografías de contenido educativo de valor que fueron compartidos vía WhatsApp a los beneficiarios. En ellos promovieron buenas prácticas de estimulación temprana y de alimentación para las familias.  

Promoción de fase de sostenibilidad en los municipios

de Guaymango y en cinco municipios de La Libertad


Durante los últimos dos años se promovió la fase de sostenibilidad en los municipios de Guaymango en Ahuachapán, así como Comasagua, Tamanique, Teotepeque, Chiltiupán y Jicalapa en La Libertad. 

En Guaymango, Chiltiupán y Jicalapa se firmó un convenio con las acaldías de estos municipios para asegurar la sostenibilidad en el largo plazo teniendo una base de voluntarios comunitarios debidamente organizados bajo comités o asociaciones, para mantener las actividades que promueven la primera infancia en el tiempo, en cercana coordinación con la municipalidad. Las alcaldías se comprometieron a brindar los recursos necesarios para mantener la dinámica y beneficios del Programa de Primera Infancia, incorporando como parte de su equipo a un promotor de salud o voluntario formado por FUSAL para dar seguimiento a los logros alcanzados por las comunidades y coordinación con el grupo de voluntarias comunitarias. Este grupo será garante de mantener y continuar mejorando los indicadores de nutrición, anemia y desarrollo en los niños menores de cinco años y mujeres embarazadas del municipio. De igual forma se hizo entrega de equipo antropométrico y de estimulación temprana para la realización de las actividades por parte de los voluntarios comunitarios. 

Inmersión comunitaria del Programa de Primera Infancia en Usulután

El Programa de Primera Infancia de FUSAL tiene tres fases dentro de su ciclo operativo: inmersión comunitaria, implementación y sostenibilidad. Durante 2020 el equipo del programa trabajó en la inmersión comunitaria con el objetivo de iniciar la implementación en tres municipios de Usulután (Berlín, California y Puerto El Triunfo) en el año 2021. 

Las principales actividades realizadas durante la inmersión comunitaria fueron las siguientes: 

  • Mapeo territorial 
  • Mapeo de actores locales 
  • Levantamiento de línea de base 

Para el monitoreo y medición del impacto del programa se estableció la línea de base para medir los siguientes indicadores: 

  • Indicadores nutricionales: desnutrición, anemia, prácticas de alimentación adecuadas, sobrepeso y obesidad. 
  • Indicadores de desarrollo: desarrollo infantil por encima de expectativas, riesgo de desarrollo en el área de comunicación; riesgo de desarrollo en motricidad fina, motricidad gruesa, resolución de problemas, área socio-individual; familias que practican la estimulación temprana y mujeres que practican la estimulación prenatal y auto cuido. 
De igual forma el Programa de Primera Infancia cuenta con un tablero de control de indicadores para medir progreso en cuanto a cobertura, avance en implementación, calidad y eficiencia operativa. 

Los indicadores de impacto que se monitorean son los siguientes: 

• Disminución del número de niños y niñas menores de dos años con malnutrición y anemia. 
• Incremento del número de niños y niñas menores de cuatro años con desarrollo infantil adecuado. 
• Incremento del número de niños y niñas de cuatro años que se inscriben a parvularia (en los casos que exista la oferta). 
Memoria de Labores 2020
Compromiso con Impacto
th-largeclosechevron-down linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram